This website uses cookies to provide you with the best possible service. By continuing to use this website, you accept the use of cookies. However, you can change your browser’s cookie settings at any time. You can find further information in our updated data privacy statement.

Perspective

Los posibles efectos de Solvencia II y del Nuevo Baremo de Automóviles para las aseguradoras del mercado español

October 29, 2015| By Jochen Benkhofer | P/C General Industry | Español | English

Region: Europe

Durante los últimos 20 años, el baremo de automóviles ha representado una base legal para las indemnizaciones de víctimas de accidentes de tráfico, lo que ha significado una menor incertidumbre y por tanto una mayor estabilidad para el sector del automóvil en el mercado español.

Desde entonces, los resultados del ramo han sido excelentes y prácticamente sin precedentes en otros mercados del automóvil maduros. Todo ello a pesar de la fuerte competencia durante la última década, acelerada por la crisis económica y la entrada de nuevos competidores, como p. ej. los comparadores de precios por Internet, lo que ha dado como resultado una constante bajada de las primas medias del ramo desde hace 11 años.

Afortunadamente, tanto la bajada de la frecuencia siniestral debido al menor uso del vehículo como los altos rendimientos financieros (del 7,8% para el año 2014 según ICEA) han contribuido a mantener unos resultados aceptables para la mayoría de las compañías, aunque el 40% de ellas registra una pérdida técnica en el sector.

Puede que haya luz al final del túnel, ya que parece que las aseguradoras van subiendo tarifas debido a los previsibles efectos del nuevo baremo: de hecho, dos de los líderes del mercado (Mapfre y Allianz) lo anunciaron publicamente hace unos meses.

La necesaria reforma del baremo entrará en vigor el 1 de enero de 2016, y va a traer muchas novedades que no podemos enumerar en este blog (nuestro director de siniestros pronto publicará más detalles al respecto), pero sí destacar que según un informe del Ministerio de Justicia elaborado con datos de TIREA y en cooperación con UNESPA se estima una subida en torno al 16% de la carga siniestral para siniestros de responsabilidad civil con lesiones corporales. Inicialmente habrá mucha incertidumbre debido a los nuevos conceptos para los que tendrán que crear jurisprudencia los jueces. Inevitablemente habrá más judicializaciones en esta fase inicial, lo que añade aún más gastos para el ramo. A esto hay que añadir que los costes de reaseguro de los contratos no proporcionales subirán notablemente, dado que el aumento de indemnizaciones para los grandes lesionados es exponencial.

Además, Solvencia II entra en vigor en enero de 2016. Entre los muchos efectos que trae consigo, las companías deben plasmar en el ORSA cómo afecta el nuevo baremo a su negocio del próximo año, algo que de por sí no es un reto nada sencillo, pero ¿qué impacto tendrá la aplicación de la fórmula estándar en el resultado del balance económico?

A priori, se podría pensar que la necesidad de capital será mayor que hasta ahora, pero es probable que el concepto del best estimate que se va a aplicar para la valoración de las provisiones técnicas vaya a disminuir el pasivo (incluso añadiendo el márgen de riesgo) y consecuentemente dará como resultado un aumento de los fondos propios. La pregunta es si con la incertidumbre inicial que va a traer el nuevo baremo realmente se consigue el efecto deseado de Solvencia II y si se disminuyen las provisiones técnicas debido a una valoración en muchos casos menos conservadora de las mismas o si no haría falta lo contrario para hacer frente a estos cambios…

Para más detalles, adjuntamos un enlace al artículo original en inglés

 

Stay Up to Date. Subscribe Today.

Contributors

Get to know our global experts

View Contributors