This website uses cookies to provide you with the best possible service. By continuing to use this website, you accept the use of cookies. However, you can change your browser’s cookie settings at any time. You can find further information in our updated data privacy statement.

Perspective

3 desafíos de la industria aseguradora ligados a la recuperación económica en España

July 09, 2015| By Francisco Moreno | P/C General Industry | Español | English

Region: Europe

La crisis económica mundial que comenzó en el año 2007 ha tenido un fuerte impacto en España, dando lugar a la denominada Gran recesión española de los años 2008 al 2014. En cuatro de estos años, la economía española tuvo crecimientos negativos del PIB alcanzando un máximo del -3,8 % en el año 2009. Afortunadamente hay un consenso generalizado entre los economistas en considerar que la crisis puede darse ya por superada. Los organismos financieros españoles e internacionales prevén un crecimiento del PIB de en torno al 2,5 % para el año 2015.

Como es natural, la industria aseguradora no ha permanecido inmune a los efectos de tan grave crisis. Entre los años 2008 y 2014, las primas del mercado español bajaron de 59.200 a 55.500 millones de euros, un descenso del 6,27 % en línea con la reducción global habida en el PIB nacional.

No obstante, este descenso de primas no ha sido en absoluto uniforme. Particularmente en el área No Vida, encontramos líneas de negocio con fuertes crecimientos en este periodo (Salud +23 %, Hogar +22 %, Comunidades de propietarios +23 %), junto con otras líneas que han sufrido fuertes descensos (Autos -20 %, Ingeniería -53 %, Responsabilidad Civil -32 %, Incendios -37 %). Es muy reseñable que durante este periodo los Rendimientos del Capital (R.O.E.) de la industria aseguradora se han mantenido en torno a un 15 %.

La salida de la crisis es sin duda una buena noticia. El crecimiento de la actividad tendrá un impacto positivo en las primas de todas las líneas de negocio. La recuperación del mercado de la vivienda traerá aparejado un incremento de hipotecas y créditos con sus correspondientes pólizas de vida asociadas. Se venderán más vehículos y pólizas de automóviles. El Gobierno incrementará las inversiones en obras de construcción, con lo que los aseguradores de Ingeniería tendrán nuevos riesgos para asegurar. Las inversiones de las compañías en nuevas plantas y maquinaria facilitarán el tan necesitado crecimiento de los aseguradores de Daños. Los incrementos de facturaciones de las compañías promoverán la recuperación del mercado de Responsabilidad Civil. Las estimaciones más recientes pronostican, de hecho, un crecimiento del mercado No Vida de en torno a un 2,5 %, en línea con el crecimiento del PIB nacional.

A pesar de ser un panorama positivo, existen desafíos que deberán ser abordados:

  • Los primeros resultados de Capital de Solvencia Requerido (SCR) indican que los aseguradores españoles están bien preparados para Solvencia II desde el punto de vista de sus Balances. No obstante, parece claro que ciertas compañías necesitarán incrementar su capital para poder cumplir con los nuevos requerimientos. Por otra parte, la situación actual de intereses financieros muy bajos o incluso negativos será perjudicial para los aseguradores, que se han beneficiado en el pasado reciente de tasas elevadas del bono español.
  • El cambio del Baremo el próximo año va a suponer un reto importante para los aseguradores de automóviles en España. Las estimaciones iniciales sugieren un incremento de en torno al 15 % en las indemnizaciones de daños personales. Las aseguradoras de Automóviles deberán hacer frente a este impacto en unas condiciones de mercado muy competitivas.
  • Sin embargo, el aspecto más importante que las compañías deberán vigilar cuidadosamente es el incremento de la siniestralidad. Al aumentar la actividad, inevitablemente aumentan las exposiciones. Cuando esto ocurre tras un periodo de crisis prolongado, la exposición aumenta de manera exponencial. Las compañías que atraviesan un periodo de crisis normalmente incurren en falta de mantenimiento, de medidas de protección y/o de personal adecuado. Cuando se produce un incremento de producción bajo estas condiciones, la exposición potencial adicional aumenta no sólo en términos de número de siniestros, sino en el valor de los mismos. Teniendo en cuenta las condiciones actuales de mercado blando y la fuerte competencia, será complicado para los aseguradores introducir los incrementos de prima necesarios.


Como reaseguradores directos, afrontamos los mismos problemas que nuestros clientes. Llámenos si quiere charlar con un suscriptor de Gen Re sobre los desafíos asociados a la recuperación económica después de una crisis prolongada en una situación de mercado blando como el actual.

 

Stay Up to Date. Subscribe Today.

Contributors

Get to know our global experts

View Contributors